Los inventores de la autenticación de dos factores sin tokens de hardware

Nuestra visión

Un mundo sin tokens de hardware

Con casi 7.000 millones de teléfonos en funcionamiento actualmente, puede afirmarse con seguridad que hay uno en cada bolsillo; nosotros creemos que esto le convierte en el dispositivo de hardware ideal para emplearlo en la autenticación de dos factores.

Los tokens de hardware, que aparecieron por primera vez hace 30 años, impiden la adopción en masa de la autenticación de dos factores a causa del elevado coste de su implantación y gestión y a que no son ampliables. No se puede esperar que los usuarios finales lleven consigo un token de hardware para cada una de las empresas a las que se conecten. Por ejemplo, esperar que lleven el token de su oficina, los tokens del banco, tokens para las tarjetas de crédito, tokens para la administración pública y otros, resulta ridículo; claramente la respuesta es reutilizar un único teléfono móvil.

Como inventores originales de la autenticación sin tokens de hardware (tokenless), nuestro objetivo es continuar diseñando soluciones innovadoras que hagan uso de los teléfonos móviles u otro tipo de dispositivo personal de los usuarios como la parte del “algo que tiene” de la autenticación de dos factores y resuelvan los problemas que han impedido su adopción como los retrasos en los SMS, la ausencia de señal telefónica o los problemas de sincronización.

Creemos en obtener el máximo provecho de la infraestructura existente como puede ser Active Directory y en diseñar soluciones fáciles de usar que hagan lo que pone en la etiqueta, sin dificultades innecesarias.

Consideramos que el proceso de acceso al sistema debería ser lo más sencillo posible, manteniendo una seguridad sólida.